¿Con cuánto tiempo de antelación tengo que comunicar mi baja al Seguro?

En los últimos años se viene produciendo con una mayor asiduidad el hecho de que las compañías aseguradoras reclamen al tomador el importe de la prima perteneciente a la anualidad siguiente, y esto por no haber el cliente manifestado su intención de no renovar la póliza con un mes de antelación.

Anuncios

En los últimos años se viene produciendo con mayor asiduidad el hecho de que las compañías aseguradoras reclamen al cliente el importe de la prima perteneciente a la ulterior anualidad, alegando que debiera haberse preavisado el deseo de no renovar la póliza con un mes de antelación.

            Ante el desconcierto del cliente al conocer dicho extremo y siguiendo el más fiel de los asesoramientos que podemos brindarle a quien busca consejo en nuestro despacho, concretamos que estamos ante un supuesto contemplado en la Ley de Contrato del Seguro, así el artículo 22.2 de dicha Ley establece que:

Las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de, al menos, un mes de anticipación a la conclusión del período del seguro en curso cuando quien se oponga a la prórroga sea el tomador, y de dos meses cuando sea el asegurador

            A mayor abundamiento, este plazo de un mes se estableció en el año 2015 con la reforma de la Ley de Contrato de Seguro efectuada por la LOSSEAR. Previo a esta reforma el plazo de preaviso del tomador se establecía en DOS MESES, por lo que podemos concluir que las nuevas reformas, promovidas principalmente desde el legislativo europeo, procuran una mayor protección al cliente consumidor, contraviniendo ello lo comunmente pensado.

            Puntualizado dicho extremo la consiguiente pregunta que se nos formula por parte de nuestros clientes es que si ahora, con esta reforma, el tomador de una póliza tiene mayor protección 

¿por qué en la actualidad se dan más casos de reclamación de prima por parte de las aseguradoras?

            Ciertamente esto es así. Cada vez más nos encontramos con prácticas aseguradoras en el sentido antedicho. Esta proliferación de casos se debe principalmente a la irrupción de compañías aseguradoras low cost donde la deferencia con el cliente brilla por su ausencia. A ello coadyuva la disminución del coste adherido a reclamar vía extrajudicial y/o judicial: si hace unos años no resultaba económicamente viable exigir (conforme a derecho) la prima de un seguro, hoy, en determinados supuestos y en atención a la disminución de costes que mencionábamos, sí lo es.

            Asimismo, debemos hacer hincapié en la reciprocidad de obligaciones agravada para las aseguradoras, y es que de no querer renovar a un cliente (hecho igualmente habitual, véanse por ejemplo clientes con alta siniestralidad o de propensión al accidente) deben preavisar al cliente con DOS MESES DE ANTELACIÓN; no se atienen a derecho las anulaciones de un día para otro, las no notificadas al cliente o incumpliendo la antelación antedicha.

            Ahora bien, esta necesidad de preaviso viene exigida cuando estamos ante pólizas prorrogables, es decir, si al vencimiento no ha habido denuncia del contrato de Seguro por ninguna de las dos partes (como se conoce técnicamente) este se entiende prorrogado. Si el cliente tomador de una póliza quiere evitarse complicaciones de preavisos, etc, debe dejar claro al mediador con el que contrate la póliza su intención de que la póliza no sea por plazos prorrogables. El no querer que la póliza se prorroge puede consecuenciar no sumar antigüedad, la no acumulación de puntos bonificadores, por lo que tampoco recomendamos su imposición en todos los casos.

            Muchos problemas se pueden evitar contratando a través de un Mediador cualificado; es raro que la aseguradora reclame la prima cuando la orden de anulación procede directamente del Agente/Corredor. Un buen asesoramiento supone un plus de la calidad, evitándote indeseables imprevistos.

CONSÚLTANOS SIN COMPROMISO:  628282946 / ruizcalvoabogados@gmail.com


La Mediación de Seguros dice “basta” a las prácticas abusivas de los Bancos

En Julio de este año el Juzgado Mercantil nº3 de Oviedo admitió a trámite la demanda colectiva presentada por el Colegio de Mediadores de la capital asturiana frente a los Bancos Sabadell y Popular por obligar a contratar seguros de vida y otros como insoslayable requisito al otorgamiento de hipotecas.

Poniéndonos en situación hemos de subrayar que vincular seguros a la concesión de hipotecas es práctica muy común y adopta diversas formas según el Banco y el préstamo concedido: adición de la prima única al capital a amortizar; seguros de hogar obligatorios, etc, etc, etc. Tal es la frecuencia de estas actuaciones bancarias que si tienes una hipoteca lo normal es que también tengas varios seguros asociados, seguros que, dicho sea de paso, son de una paupérrima calidad en cuanto a coberturas se refiere… más no en precio.

Volviendo al objeto del presente artículo decir que pese a su estado judicial embrionario aquella demanda generó una gran expectación en el mundo del seguro, teniendo gran acogida en los medios de comunicación y protagonizando largos e intensos debates. Pero … ¿por qué es tan importante la mera admisión a trámite de esta demanda?

El primer motivo es que estamos ante una de las principales iniciativas, con repercusión jurídica, en defensa de los consumidores ante las prácticas abusivas de la banca en lo que atañe a seguros (en otros ámbitos ya se ha sentenciado acogiendo la abusividad de innumerables actuaciones bancarias, véase cláusulas suelos, gastos de constitución…).

El Segundo motivo es que la legitimación de los Colegios de Mediadores de Seguros para accionar en defensa de los Consumidores ha pasado el primer filtro procesal, entiende el juzgador que nos encontramos ante una cuestión que dada su complejidad ha de resolverse en Sentencia. Fuentes jurídicas cercanas al pleito confirman que los bancos están discutiendo a ultranza la NO idoneidad de los Colegios para entablar dicha acción, con aportación de informes de auditorias en tal sentido. Y es que la controversia en torno a la legitimación activa de los Colegios es la cuestión trascendental del juicio… que la vinculación de seguros a hipotecas es una actuación abusiva es algo obvio, declarado por multitud de sentencias particulares firmes.

Hasta ahora todas las iniciativas colegiales en este sentido concluían en continuos carpetazos judiciales. El Juzgado de lo Mercantil Nº3 de Oviedo ha revertido esta tendencia en favor de la Mediación. Existen serias dudas en torno a la legitimación colegial para accionar en defensa de los consumidores, dudas que por su trascendencia deben ser resueltas en Sentencia y no en un Decreto de Inadmisión, por lo que consideramos más que acertada la actuación del Juzgador.

Resolviendo la controversia, y con escrupuloso respeto a la sentencia que se dicte, conviene aclarar que bajo nuestro prisma la acción de un Colegio Profesional en protección de los Consumidores tiene un difícil encaje en nuestro Ordenamiento, por lo que debiera haberse demandado únicamente contra la deslealtad que las prácticas bancarias comportan a la Mediación de Seguros: el auxilio de la profesión y la competencia es una de las principales funciones que por Ley tienen encomendadas los organismos colegiales.

Sea la sentencia en un sentido u otro nos congratulamos saber que se están llevando a cabo iniciativas con repercusión jurídica,  aprovechando el foro para felicitar al Colegio de Mediadores de Oviedo por la medida.

Abogamos por un asesoramiento profesional e integral como medio de lucha contra prácticas como las recogidas en las líneas que preceden.

A la espera del fallo.

Negligencia por los servicios médicos de mi aseguradora ¿puedo reclamarles los intereses de mora 20 LCS?

Leer más “Negligencia por los servicios médicos de mi aseguradora ¿puedo reclamarles los intereses de mora 20 LCS?”